Cómo aprobar un examen de Matemáticas

Las matemáticas. Esa asignatura que o bien la odias o bien la amas. No hay término medio. Cuando llega la hora del examen muchos se quedan en blanco, otros no logran recordar la lógica que hay detrás de ciertos desarrollos, algunos incluso cometen fallos de base que les restan los puntos necesarios para llegar al aprobado…

A la mayoría de los estudiantes les resulta una de las asignaturas más complicadas de aprobar. Esta aversión quizás venga motivada por la necesidad de aprender y comprender los operadores y símbolos que componen el lenguaje de las matemáticas. O por el miedo adquirido hacia esta asignatura a lo largo de los años. No lo sabemos.

Lo que sí que sabemos es que se trata de una asignatura en la que si se pone empeño se pueden conseguir grandes progresos rápidamente. Y que cuando antes empieces mejor. Así que, para ayudarte en tu misión de aprobar los exámenes de matemáticas vamos a proponerte una serie de trucos con los que acabaras siendo infalible.

 

Cómo preparar un examen de Matemáticas:

Como todo en esta vida, los exámenes de Matemáticas requieren una preparación previa. Llegar al examen con una buena preparación hará que se tus resultados mejoren considerablemente. Y aquí es donde la mayoría de la gente falla. Dedicar más horas no es siempre sinónimo de obtener mejores notas. La clave está justamente en invertir el tiempo justo de la forma más inteligente posible. Para que así sea, vamos a indicarte una serie de consejos que si no los estás aplicando ya, deberías probarlos.

Trabaja las matemáticas día a día

Este consejo es el que más escucharás, y resulta aplicable a todas las asignaturas. Pero es especialmente útil en el campo de los números, ya que se trata de asignaturas progresivas. Donde los conocimientos se van construyendo a partir de unas bases para después ir ampliándolos. Es por esto justo que vas a notar resultados positivos desde el primer momento. Y además vas a generar un efecto bola de nieve que hará que a medida que avance el curso tus resultados sigan mejorando, aun dedicando el mismo tiempo.

Lo que te proponemos es que trates de bloquear en tu semana dos o tres huecos para realizar las tareas o rehacer los ejercicios propuestos en clase. La duración de estas sesiones debe ajustarse a tus necesidades y tu ritmo. Unos 30 o 45 minutos por bloque deberían ser suficientes. A ser posible el mismo día de las clases, pues de esta forma conseguirás reforzar lo aprendido y llegar con una base de conocimiento sólida a la siguiente clase.

Usa el método de las fichas resumen

El método de las fichas resumen ya ha sido explicado de forma extensa en otro artículo. Por lo que no vamos a entrar en detalle sobre esta poderosísima herramienta de estudio. Lo que si vamos a hacer es hablarte sobre como sacarle el máximo provecho a la hora de preparar un examen de Matemáticas. Sigue estos consejos a la hora de preparar tus fichas resumen de matemáticas:

  • Sintetiza los enunciados de los teoremas o los desarrollos matemáticos que sean objeto de estudio en notación simbólica, abstráete de los números y presta atención simplemente a la lógica que hay detrás
  • Haz representaciones gráficas o dibujos siempre que lo necesites
  • Utiliza la menor cantidad posible de frases escritas, idealmente solo deberías escribir con palabras los enunciados de teoremas y los títulos de cada apartado

Anota los fallos que cometes

Se dice que aquellos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Pues lo mismo pasa en los estudios. Cuando cometas un error al resolver algún ejercicio, te recomendamos que lo anotes en una hoja. Hay dos formas, igualmente válidas, de implementar a tus sesiones de estudio este tipo de consejo.

La primera de ellas se basa en anotar el número del ejercicio en el que cometiste alguna clase de fallo. Se trata de que vuelvas a él en un futuro cercano y te vuelvas a enfrentar a él. De esta forma se hace hincapié en el ejercicio concreto en el que cometiste el error.

La segunda forma de ejecutar este consejo añade también la categorización del error. De esta forma, se pone más foco en el tipo de fallo  y no en el ejercicio concreto en el que cometiste dicho fallo. Esto puede servirte para hacer una clase de estadísticas. Puede que encuentres que tu problema no está exactamente en lo que estás estudiando, sino en que cometes muchos fallos al trabajar con los signos de las expresiones.

Selecciona y domina las herramientas de las que dispondrás

Muchas veces los exámenes de matemáticas implican la utilización de herramientas como la calculadora u otras herramientas. Invierte unos pocos euros en renovar esa regla o ese transportador de ángulos viejos. Cómprate una calculadora que se adapte a tus necesidades, ni muy compleja ni demasiado simple. Y además, familiarízate con estas herramientas y practica con las mismas herramientas con las que irás al examen. Estrenar calculadora el día del examen es de todas todas una muy mala idea.

En el caso específico de las calculadores es básico aprender a realizar las operaciones que necesitarás en el momento del examen y a hacer un uso correcto de las memorias internas de la calculadora para perder el menor tiempo posible. Por ejemplo, cuando estudies trigonometría deberías ser capaz de cambiar la calculadora del modo grados al modo radianes, y al revés.

En cuanto a la selección de calculadores. Actualmente la mayoría de ellas ya ofrecen la posibilidad de introducir las expresiones con paréntesis y todo tipo de detalles, como si las estuvieras escribiendo en un papel. Lo cual hace que trabajar con ellas sea mucho más intuitivo que antaño. Incluso las más baratas ya ofrecen la doble línea, una de comando y otra de resultado. Salvo casos muy concretos, se puede aprobar una ingeniería con una calculadora de menos de 30 €.

 

Cómo afrontar un examen de Matemáticas:

Ha llegado el día del examen. Y si has seguido los consejos anteriores, debes de saberte ya el temario al dedillo. Aun así, hay algunas buenas prácticas que deberías introducir en tus hábitos para optimizar los resultados y sacarle el mayor provecho a todas las horas de estudio que has invertido. Ahí van los tres consejos a seguir el día del examen si quieres dar lo mejor de ti en un examen de matemáticas:

Revisa la ficha resumen durante los minutos previos

En la ficha resumen vas a poder encontrar y revisar cada uno de los conceptos clave del temario sobre el que te vas a examinar. Y revisándola durante las horas o minutos antes del examen vas a conseguir refrescar y traer a primer plano todos esos conceptos básicos. Pero hazlo de forma tranquila y pausada, más te vale no mezclar conceptos a la hora de la verdad.

Lee el examen, prioriza y organizate

Los exámenes de matemáticas suelen componerse de una serie de cuestiones independientes entre ellas. Versando cada una de ellas sobre uno de los conceptos del temario. Por lo que es recomendable que dediques los primeros 3 o 4 minutos del examen a averiguar con que concepto esta relacionada cada una de las cuestiones y estimar su dificultad.

Así, a la hora de resolver las cuestiones no es necesario que las resuelvas con el orden indicado en el enunciado. Sino que puedes dejarte llevar por tus preferencias. Lo óptimo suele ser priorizar las cuestiones en función de su dificultad y los puntos con los que se te recompensará por ello.

Si has practicado con anterioridad al examen lo suficiente, sabrás estimar el tiempo que necesitas para cada tipo de ejercicio. Por lo que ahora que la duración es limitada, lo mejor que puedes hacer es dividir el tiempo disponible de forma realista. Y si alguna de las cuestiones te ocupa más tiempo del esperado y te sientes atascado, lo mejor será que mantengas la cabeza fría y pases a la siguiente. Ya volverás a esa cuestión si te sobra tiempo.

Presta atención a lo que haces y comprueba resultados

En matemáticas puedes cometer un error minúsculo al principio del ejercicio y arrastrarlo hasta el final sin darte cuenta. Es por eso que resulta muy útil llevar la contabilidad de lo errores que vas cometiendo durante las sesiones de práctica en casa. De esta forma, sabiendo en que debes fijarte y que puntos debes revisar, haz un repaso de todos los ejercicios antes de entregar el examen. Vas minimizar el riesgo de encontrarte con sorpresas cuando te lo devuelvan corregido.

Además, hay muchos tipos de ejercicios que si tienes algo de imaginación pueden ser comprobados fácilmente con la ayuda de una calculadora, o bien, siguiendo un planteamiento alternativo. Por lo que si te sobra tiempo y tienes dudas, comprueba aquellos ejercicios en los que piensas que puedas haber cometido un error.

 

Ahora que ya sabes cómo llevar tus resultados en los exámenes de matemáticas a otro nivel, ponlo en práctica y cuéntanos que tal te fue. ¿Tienes algún otro consejo? Ponlo en los comentarios y ayuda a la comunidad.

Si te gusta lo que lees, comparte con tus amigos:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario