Memoriza con el Método de la Cadena

Memoriza listas con el método de la cadena

Da igual que seamos estudiantes, trabajadores o incluso que estemos parados. En nuestro día a día no enfrentamos en muchas ocasiones a la necesidad de memorizar una lista de palabras: la lista de la compra, la lista de tareas para la semana, la lista de temas sobre los que deseamos hablar con alguna persona… Y muchas veces cuando necesitamos la lista parece como que se nos ha vaciado la memoria y solo tenemos una borrosa idea de lo que queríamos recordar en un primer momento.

Pues bien, para que a la próxima salgas airoso de este tipo de situaciones, vamos a presentarte el método de la cadena. Se trata de una herramienta que alguna gente usa en mayor o menor medida sin ser consciente de ello. Pero es buena ser consciente de las herramientas de las que uno dispone para poder ejercitarlas y potenciarlas poco a poco.

 

Como funciona el método de la cadena

El método de la cadena es una de las técnicas de memorización más sencillas de aplicar. Como su nombre evoca, se trata de enlazar informaciones y palabras que hacen referencia a objetos o ideas.

Si quieres dominar el método de la cadena como un maestro solo tienes que seguir estos pasos:

  1. Asignar a cada una de las ideas u objetos que componen la lista una imagen mental lo más clara posible
  2. Encadenar ordenadamente las imágenes que has creado para cada elemento de la lista con la imagen del elemento anterior, evitando entremezclar más de dos elementos en la misma escena mental
  3. Revivir mentalmente y de forma ordenada las escenas que conforman la cadena de ideas, empezando por la primera de ellas y realizando todo el recorrido, desde el principio hasta el final y siempre en la misma dirección
  4. Recordar la primera imagen y extraer cada uno de los elementos de la lista al recorrer las escenas cuando precises de esta información

 

Trucos al aplicar el método de la cadena

Para que puedas extraer todo el potencial de esta técnica, es importante que interiorices los siguientes trucos:

  • A la hora de formar representaciones mentales sobre las ideas o palabras que quieres recordar lo mejor es elegir imágenes de objetos o cosas físicas. Por ejemplo, si quieres recordar conceptos abstractos como la paz, lo mas útil va a ser buscar algún objeto cotidiano que te evoque a ello: una paloma de la paz o el propio símbolo de la pazSímbolo de la Paz
  • Elegir representaciones o escenas lo más chocantes y extravagantes posible. Siguiendo con el ejemplo anterior, si en la lista a recordar están las palabras paz y círculo, podríamos imaginar una escultura de grandes dimensiones del símbolo de la paz (para la palabra paz) en el centro de una rotonda (para la palabra círculo)
  • Recorrer la cadena siempre en la misma dirección, y reconstruir la lista empezando siempre por el primer elemento, siguiendo por el segundo y acabando por el último
  • No relacionar nunca en una misma escena tres elementos de la lista. Para pasar de un elemento a otro lo mejor es mantener la representación mental del elemento pero situarlo en una escena completamente nueva. Se llama método de la cadena por esto mismo, solo un eslabón está en contacto con el siguiente. De no hacerlo así es fácil que se pierda la direccionalidad del método y que las conexiones entre elementos de la lista se difuminen
  • Cuando se construye por primera vez la serie de imágenes y escenas para recordar una lista lo más recomendable es visualizar mentalmente cada escena durante unos segundos, sin prisas, para que los recurdos se queden grabados con mayor fuerza en tu mente
  • Dar preferencia siempre a escenas que impliquen acción. Es mucho más fácil recordar escenas animadas que representaciones inmóviles

 

Origen del método de la cadena

Esta técnica fue presentada por primera vez en el libro «Como adquirir una súpermemoria«, por Harry Lorayne. Quien es conocido como «el yoda del entrenamiento de la memoria». Harry Lorayne es ilusionista de profesión y uno de los mayores conocedores de los mecanismos de la memoria.

De hecho, su frase más conocida es: «No existen malas memorias, existen memorias entrenadas y no entrenadas». Su demostración en público mas sonada fue cuando memorizó una guía de teléfonos y fue capaz de responder preguntas concretas sobre su contenido.

Otro juego que solía hacer Harry con frecuencia era el de que fueran pasando uno a uno los asistentes a sus charlas para poder memorizar sus nombres. Y en un momento dado en medio de la presentación los hacía levantar a todos. Y iba señalándolos y diciendo sus nombres para que se fueran sentando. Su promesa era que si quedaba alguno sin nombrar, le pagaría mil dólares. El número de asistentes podía ir desde unas decenas hasta más de mil. Y nunca tuvo que pagar a nadie.

 

Ejemplo práctico del método de la cadena

Vamos a ver un ejemplo de como puede aplicarse el método de la cadena para memorizar la lista de tareas que deseo llevar a cabo esta semana:

  • Comprar comida para los perros
  • Tener reunión con el banco
  • Escribir este artículo

Ejemplo del método de la cadenaPara ello empiezamos buscando una representación que evoque la necesidad de comprar la comida de los perros. La imagen de un comedero de perro vacío del tamaño de una piscina hará esta labor. Después necesito algo que me recuerde la reunión que deseo mantener con el banco. Por ejemplo un montón de monedas de oro, brillantes. Una gran cantidad de monedas brillantes que caen desde el cielo, como si de lluvia se tratase, y llenan el comedero del perro hasta rebosar.

Ahora la imagen mental que tengo es la de un montón de monedas de oro. Dejamos de incluir en nuestra representación mental el comedero del tamaño de una piscina. Y pasamos a buscar algún objeto físico que pueda relacionarse con la tarea de escribir un artículo. Para este caso usaremos un enorme boli Bic. Un boli que va a pasearse por el montón de monedas dibujando trazos y barrerá las monedas.

De esta forma, hemos conseguido relacionar cada una de las tres tareas con representaciones de objetos físicos. Y seguidamente hemos incluido acciones que encadenan estas ideas. Y así, a lo largo de la semana podemos ir retomando la lista de tareas que queremos completar, y, mentalmente, revisar su estado gracias al método de la cadena.

 

Si te gusta lo que lees, comparte con tus amigos:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario